Sonia Sánchez: “Sostengo que estamos, como sociedad, viviendo en una sexualidad precaria y violenta”

Sociedad abril 15, 2017

La activista feminista estuvo en "La Madriguera" debatiendo sobre la prostitución y opinando al respecto.

Por: Florencia Rossi.

 

Sonia Sánchez es activista feminista, animadora cultural y profesora. Nacida en Chaco, llegó a Buenos Aires buscando una vida mejor. Sánchez desde los 19 años fue explotada sexualmente durante seis años. Autora del libro “Ninguna mujer nace para puta” y considerada referente para muchas otras mujeres en situaciones de sometimiento, la activista explicó que la prostitución es una forma de explotación y violencia contra las mujeres y que no puede legalizarse como trabajo. “Creo que las personas que luchamos desde femicidio y abolicionismo debemos aprovechar los espacios que nos dan para llevar otra mirada”, confesó.

Consultada sobre si la prostitución es un trabajo como cualquier otro y con escuchando distintos testimonios al respecto; la mujer remarcó que estando en ese lugar se mantiene la mentira como un trabajo para sobrevivir: “Está muy naturalizada en nuestra sociedad como trabajo” y añadió que le interesa escuchar la voz de los varones. “Cuando me llevaban detenida a mis 17, 18 años, la policía me decía “estabas trabajando” y la palabra 'trabajo' dignifica”, manifestó Sánchez y puntualizó en que “cuando estás atravesada de violencia y sos el reservorio seminal de todos los varones en una ciudad, pueblo o país, la palabra 'trabajo' es un corset que te mantiene erguida frente a tanta violencia”. En la prostitución “cuando te han convertido en la puta de todos, la palabra trabajo maquilla la vergüenza y el dolor que es la marca que va a llevar por siempre la puta”, declaró.

Sánchez aseguró que le gustaría discutir con los sindicatos manejados por varones, calificándolos “patriarcales y machistas” sobre qué significa trabajo para ellos: “Las dos o tres CTA que hay dicen que la prostitución es un trabajo pero ninguna hija de esos dirigentes es puta”, denunció enardecida. Asimismo subrayó que “quieren que las mujeres empobrecidas del país y las que son traficadas a nuestro país sean las putas de todos y también de ellos”. Sánchez citó que las agencias internacionales les introdujeron tres puntos que se sostienen fuertemente en el proyecto: “Primero el orgullo de ser trabajadora sexual, segundo la falsa toma de decisión, “yo decido con mi cuerpo”, es mentira, y el tercero, el más violento, es el engaño, vos te bloqueas y así bloqueas el dolor y la tortura”. “Yo pude decir basta a esta violencia nombrando las cosas por su nombre”, reveló.

En sus declaraciones, explicó que la palabra “trabajo” niega el dolor y la tortura y limpia la culpa de la sociedad. Sánchez aseguró que en la prostitución, en las mujeres que tienen un cierto nivel, también el capitalismo les crea el deseo y se cuestionó: “¿Todas y todos tenemos deseos propios? Creo que no”. La activista dejó en claro que la “puta no da servicio sexual: es violencia, es explotación sexual”. Acto seguido remarcó que “sos un objeto de uso y abuso”.

En Alemania, desde 2002 está reglamentada desde el derecho como trabajo y Sánchez contó que desde hace dos años “más de 90 organizaciones están levantando firmas para que el gobierno vuelva para atrás porque hay construidos mega prostíbulos donde pasan más de 15 mil varones prostituyentes por día”. La activista lo comparó con los conocidos restaurants de tenedor libre explicando que “compras un bono y usas a todas las mujeres que quieras” y reveló que todas las mujeres prostituidas allí son traficadas y mujeres empobrecidas. Luego citó que Ámsterdam enseña cómo hacer una felatio. “Es el primer mundo, chupar sin la boca”, ironizó Sánchez.

Para finalizar, Sánchez aseguró cuál es la trampa de la identidad fálica de este trabajo sexual: “Si a esta violencia que es la prostitución, la explotación sexual, la convertimos desde el derecho como trabajo sexual en Argentina, estamos sacamos del delito al proxeneta y lo ponemos como marido de las putas”. Sánchez subrayó: “Hoy es bueno decir que es un trabajo sexual pero la CTA, los traficantes y los proxenetas vienen por tu hija, tu nieta y bisnieta, no les importa sindicalizar a las putas porque se van a cagar muriendo. Ese es el gran negocio del trabajo sexual” y finalizó sosteniendo que “como sociedad, estamos en una sexualidad precaria y violenta”

 

* Podés escuchar “La Madriguera” los jueves a las 11.30hs en Radio Zónica.

$data['img_url']

La RZ en donde quieras

Descarga la app disponible en tus plataformas favoritas

La Radio

La RZ nació hace 6 años, en el mes de enero del año 2015. Junto a Radio Zonica y Zonica+, forma parte del #GrupoZonica: el grupo radial online nº1 de la Argentina.

Conocé más
Micrófono